Comunidad López Hernández

Situada en el municipio Venustiano Carranza (Chiapas, México), cerca de la ciudad San Cristóbal de las Casas, la comunidad López-Hernández cuenta en la actualidad con un total de 74 familias. De esta manera, en conjunto, son 120 los niños y niñas que a día de hoy conviven en unas tierras cuya recuperación se tardó muchos años en conseguir.

 

La historia de este ejido se remonta al año 1777, cuando en la montaña de “Ya’lem chem” (cerro del pueblo, en lengua tzotzil) se formó la comunidad indígena “San Bartolomé Los Llanos” tras comprar a la corona española alrededor de 55.000 hectáreas con fondos comunes, mientras que unas 13.000 les fueron donadas por parte de la misma corona. Sin embargo, años más tarde terratenientes y ganaderos se irían apoderando de nuevo de grandes extensiones de tierra, dificultando la labor que en sus inicios les fue concedida a los pueblos nativos del lugar, que en este caso compartían (y siguen compartiendo) una cosmovisión Maya-Tzotzil

 

No fue hasta los años '30 de 1900, después de la revolución zapatista, cuando la población empezó a decidir organizarse para recuperar las tierras de las que fueron despojados. La voz de los campesinos que pedían justicia llegó hasta el gobierno de la República que, en 1965, reconoció la legitimidad de su demanda y sus derechos sobre esas tierras como “Propiedad de Bienes Comunales”. Esto no significó que las tierras fuesen devueltas a los legítimos propietarios, pues los caciques contaban con el apoyo de los políticos de la zona, por lo que seguían manteniendo las tierras siguiendo sus intereses y respaldados por fuerzas armadas, lo que incitó la toma de la tierra de manera forzada. Al verse despojados de sus supuestos bienes, los terratenientes respondían con represiones violentas tales como asesinatos, secuestros, encarcelamientos, persecuciones y desapariciones

La López Hernández es una comunidad ejidal que gestiona los recursos de manera comunal (Chiapas, México)