El nacimiento de la fundación se remonta al verano del año 2013, en el que un grupo de personas coinciden por casualidad en la ciudad de San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México). Compartiendo ciertos valores y motivación para iniciar un proyecto de pedagogía, los primeros pasos a seguir fueron los trámites burocráticos necesarios para la constitución de la Fundación.


Las primeras acciones fueron destinadas a la construcción de una escuela en la Comunidad López-Hernández (situada en el municipio de Venustiano Carranza, Chiapas, México). Además, paralelamente a dicha colaboración, se empezó la reconstrucción y acondicionamiento de la Casa de la Educación, una casa que tendría como objetivo ser un espacio polivalente en el que se albergara una biblioteca y en el que se pudieran realizar clases en caso de que fuera necesario, además de un espacio de alojamiento para las personas que quisieran participar en la comunidad.


En el año 2017, la fundación toma un cambio de rumbo al replantear y asentar sus bases, basando su actividad en la generación de una comunidad de aprendizaje mutuo que se desarrolle a partir de la educación. Acción que sustenta en la puesta en marcha del programa de Pedagogía Social, así como a través de la sensibilización y la investigación pedagógica gracias al trabajo en red.

Primera edición del Programa de Pedagogía Social en San Cristóbal de las Casas, en 2017 (Chiapas, México)