ENTREVISTA A VERÓNICA FIALLO, MAESTRA DE SECUNDARIA EN TONALÁ (CHIAPAS, MÉXICO)

"Sea como sea, el maestro y la maestra chiapanecos la acaban sacando"

14 Abr, 2018 -

Verónica Fiallo es maestra de secundaria en el municipio de Tonalá, situado en el estado de Chiapas, cerca de su frontera con Oaxaca. Participante del Movimiento Magisterial, empezó a colaborar con la fundación en el año 2014, debido a los escasos recursos que se vienen denunciando a nivel educativo en el estado, sobre todo en aquellas comunidades más estigmatizadas por su origen o clase social.

A parte de tu trabajo como profesional de la educación pública, también te dedicas a la labor solidaria en comunidades donde el sistema educativo no les es accesible.

Si. Fue en 2014 cuando empecé a colaborar como voluntaria en distintas comunidades, como la López-Hernández. Recuerdo que todavía se estaba tratando de formalizar de manera legal el proyecto, y tuve la oportunidad de ir a conocer a la comunidad. Me tocó ver las condiciones en las que estaba la escuela en sus inicios, que no tenía ni contaba con una infraestructura educativa como tal. Un ejemplo, ya que como esta comunidad, existen muchísimas más.

 

Además, hiciste un diagnóstico de cómo estaba la situación con otros maestros y maestras de México.

Exacto, en ese momento me acompañaban dos compañeros. Lo que pasa es que todos sabemos que las condiciones geográficas de Chiapas, así como las condiciones económicas y culturales, pues son características dependiendo de la región en la que estés. Y la comunidad López-Hernández, situada en el municipio de Venustiano Carranza, se encuentra en una región cuyas condiciones económicas son muy bajas e inestables en cuanto a las escuelas. Los maestros no cuentan con los servicios básicos. Esta en concreto, es una comunidad muy pequeña que está todavía estableciéndose y desarrollándose, y nadie se preocupa de que estos niños y niñas cuenten con servicios como tales, si no es que llegamos como movimiento social.

 

¿Cómo se dio tu participación?

Fue de manera fortuita. Recuerdo que la comunidad estaba peleando por una institución educativa como tal. Y salió en los medios de comunicación. Por circunstancias de la vida coincidía yo con una persona que trabajaba en ese momento en la secretaría de educación y les reenvié la información. Y desde allá me empiezan a decir que es una comunidad bastante conflictiva, que no se puede apoyar porque es peligrosa. Y entonces yo le empiezo a comentar que no es nada de eso porque ya habíamos ido, habíamos estado con la gente, habíamos platicado, habíamos conocido a los niños. Y creo que resultó, porque fue beneficioso, digamos, el enlace. Y todo lo demás cayó en manos de la lucha y la resistencia de la comunidad, que peleó por tener instituciones educativas porque no se contaban. Juntas y juntos lo acabamos consiguiendo.

“Algo que tiene aquí el maestro y la maestra es que en las condiciones en las que estén tratan de hacer el trabajo lo mejor posible”

Tras hablar con algunos maestros rurales, éstos explican que no tienen condiciones básicas para dar una enseñanza digna, ¿qué posibilidades tienen estos niños y niñas que están llegando a la secundaria de conseguir terminarla con cierto nivel?

El sistema educativo actualmente está pasando por un momento complejo, sobre todo por el problema de inversión educativa. Todo el mundo habla en México de la reforma educativa que creo que está muy sonada a nivel nacional y creo que a lo mejor hasta a nivel internacional, que está muy de moda porque es parte de las reformas estructurales que le llaman, ¿no? Pero yo siempre he pensado que ninguna reforma puede funcionar cuando no se invierte en educación. Y en este caso lo que falta es invertir en educación. Están las reformas, que se proponen una educación de calidad, una educación con inclusión.

     Pero mientras no bajen los recursos para que eso se pueda dar como tal en las escuelas, es difícil que se pueda conseguir lo que se pretende. En Chiapas especialmente por las condiciones del estado, tanto geográficas como culturales… Entonces si se hace un poquito compleja... tiene diversas regiones, se hablan diversas lenguas, entonces se vuelve un poquito difícil cuando queremos hacer una educación como homogénea cuando las condiciones y características de cada uno es diferente. Pero yo insisto en que mientras el recurso económico no llegue, no se va a poder mejorar las condiciones. Están los maestros, sí, pero no hay una institución educativa como tal, no hay materiales... Aunado a que económicamente ahorita el estado no está pasando por una situación digamos tan buena. Entonces sí, es un poquito difícil.

 

Cuando hablamos de “lo básico”, ¿a qué se hace referencia?

Pues, desafortunadamente, aquí en Chiapas el recurso básico es el maestro. Y el maestro es el que hace de todo aquí. En las comunidades que me ha tocado a mí ir a fundar escuela todas han tenido y contado con condiciones muy diferentes. Y en este contexto, aunque asignen a un maestro, de aquí a que te hagan una escuela está difícil. Entonces no te queda más remedio que estar en aulas prestadas, o sea que alguien te presta una casa y ahí te quedas un buen tiempo hasta que la autoridad educativa te construye un aula como tal.

 

Entonces, ¿cuál es la sensación del maestro?

Lo que pasa es que aquí el maestro hace de todo. Algo muy importante que tiene el maestro y la maestra  chiapanecos es que aquí, en las condiciones en las que están, lo hacen. No preguntes cómo, pero lo hacen. Lo hacemos porque nos ha tocado. ¿No tenemos pizarrón?, no importa, compramos papel y marcadores y lo hacemos. No tenemos libros, perfecto, aunque sea en el cuaderno hacemos las actividades.

     Por eso me gusta mucho reafirmarlo: algo que tiene aquí el maestro es que en las condiciones en las que esté trata de hacer el trabajo lo mejor posible. Obvio, los resultados van a ser diferentes al no tener libros, al no tener un aula estructurada, al no tener los materiales, al no tener acceso a internet, a la biblioteca, a ese tipo de situaciones…obvio el resultado es diferente. Una escuela que sí tenga todos los elementos, que tenga una institución, que tenga los materiales, el recurso, condiciones digamos adecuadas, el resultado no va a ser lo mismo cuando tú no tienes.. Pero por ganas no quedamos.

 

¿Qué demandas para una educación pública de calidad en el estado?

Un punto de vista más abierto e inclusivo. Que conozcamos o desarrollemos más en los niños un tipo de educación, de cultura, de valores más abierto y respetuoso con todas las diferencias que Chiapas alberga. Un sistema que nos forme más como ciudadanos del mundo, que dicen ahorita. Que conozcamos, que valoremos, y también que respetemos desde la naturaleza a los seres humanos.